jueves, 8 de noviembre de 2012

Sido


Título: Sido
Autor: Gabrielle Colette
Título original: Sido
Editorial: Plaza & Janés, 1972
Encuadernación: Rústica
ISBN: B. 40.727 - 1972
Páginas: 112


Hoy vengo con una de esas joyitas que se encuentra en raras ocasiones abandonada en un estante de alguna librería de segunda mano y de repente coges y ya no lo sueltas. Se va contigo.
Este es el primer libro que he leído de la autora, ha resultado ser un libro de memorias, en concreto sobre su familia, siendo la protagonista su madre: Sido.

Es una delicia, un libro muy cortito, donde nos habla de París, de las costumbres de entonces (estamos en 1929), de los recuerdos de su niñez y adolescencia, que podrían ser los de cualquier otro, pues los hace realmente cercanos al lector.

El librito se lee en un suspiro, su prosa elegante y sencilla –un estilo que me ha gustado mucho- ayuda bastante; viene acompañado de ilustraciones preciosas y se divide en tres partes:

La primera, titulada “Sido”, nos habla de esta mujer, de cómo era y cómo la recuerda la autora, vista desde sus ojos infantiles. Una señora coqueta, resuelta y con carácter, que llevaba su casa y su familia lo mejor que podía.

En la segunda, mi personaje favorito, el Capitán. O sea, su padre. No puedo más que decir de este hombre que me ha encantado, aparentemente serio en un principio, no es más que un trocito de pan; muy tierno, me ha hecho esbozar más de una sonrisa e incluso me ha recordado en un par de ocasiones a un familiar muy importante para mí.

La tercera parte habla de “los salvajes”… que no son otros que sus hermanastros, dos chavales guapetones, trastos, con caracteres en cierto modo diferentes, que nos dejan escenas bastante divertidas.

Y no puedo contar mucho más, solo animaros a leerlo si podéis haceros con él. Yo, cómo no, di con él de casualidad en una de mis librerías habituales… y estoy la mar de contenta con mi adquisición.


PD. Como curiosidad, comentar que en el interior del libro, ya en casa, encontré un billete de metro sencillo, de la zona de San Bernardo… del 10 de agosto del 79.
Siempre que encuentro cosas de este tipo –que me encanta-, las dejo dentro del libro. Manías.


30 comentarios:

Tizire dijo...

Qué gusto da encontrar estas joyas ocultas y apropiárselas como un tesoro! No conocía el libro, pero tu reseña me anima a leerlo en un futuro. 1beso!

Mariuca dijo...

¡Qué suerte que encontraras una joya y con un recuerdo de su anterior propietario dentro!. Me encanta pensar porque manos habrá pasado un libro de segunda mano antes de llegar a mí: la historia del libro, no la que cuentan sus páginas.
Me la apunto parece ser una lectura muy agradable.
Un saludo.

Pilar González dijo...

De esta autora leí algún libro de su serie "Claudine" y recuerdo que eran historias con mucho encanto. Miraré en la biblioteca por si encuentro éste que nos reseñas. Un beso

Offuscatio dijo...

No recuerdo haber oído algo sobre la autora en otro espacio de la red. Me llevo su nombre apuntado. ¿Un billete de metro de 79? Wow. Realmente resulta curioso saber lo que pueden guardar los libros, además de preciosas historias. Besos.

Tatty dijo...

No conocía este libro pero tiene muy buena pinta y se sitúa en uno de los periodos que más me gustan, así que a ver si lo encuentro
besos

Marian dijo...

Eso de encontrar pequeñas joyitas de vez en cuando sienta fenomenal ¿verdad? Gracias por compartirlo...
Besos

Concha Fernandez - De lector a lector dijo...

Una de las cosas que me gusta visitar es la Feria de Viejo o Segunda Mano que se celebra en el Paseo de Recoletos en Madrid, a veces encuentras, como te ha pasado a ti, verdaderas joyas.

Aurora Lejana dijo...

Pues esta novela tiene su encanto. No conocía a la autora, así que buscaré a ver qué encuentro de ella. Gracias por la reseña Shorby. Besitos!

Azalea Real dijo...

Más que llamarme la atención el libro, lo ha hecho la reseña: se nota que has leído la novela con mucho cariño y que te ha gustado mucho. Me encanta la historia que hay detrás del libro y cómo lo adquiriste.

Un beso.

Todos mis libros dijo...

Cuando encuentras libros así da gusto, son pequeñas sorpresas. Por cierto felicidades por el cumple blog, que no había visto la entrada. Muchos besos.

Yossi Barzilai dijo...

Pues no puedo estar más de acuerdo, Colette es un genio. Una escritora además con muchísima perdonal dentro y duera de sus páginas, si te gustó este te encantará Gigi. Un beso

escarcha dijo...

me gusta la reseña que diste, definitivamente captó tu atención!
y ese presente que encontraste entre las hojas,con toda una historia!!!!!

saludos Shorby

mientrasleo dijo...

Qué buena pinta y como me gustan estas sorpresas que nos llevamos en las librerías más insospechadas.
Me lo apunto
Besos

Aydita dijo...

No lo conocía! besos

Shorby dijo...

Gracias a todos por comentar!!!

Me hace más ilusión encontrarme alguna cosilla entre las páginas del libro! jejejeje

La verdad es que es una historia con mucho encanto, diferente y dulce.

Me apunto Gigi! =)

Besotesssss

MaryLin dijo...

No conoc´ia el libro, pero por lo q cuentas, dan ganas de tenerlo entre las manos.
A mi me gusta cuando cojo libros le´idos hace tiempo y encuentro entre sus p´aginas algo q ya no recordaba q estaba ah´i. Son detalles q gustan y arrancan una sonrisa, jeje.
Besotes

Carmen dijo...

Ay, esas joyitas de libros y de tesoros dentro de los libros... A ver si este fin de semana voy yo de librerías de viejo a curiosear...
Besines,

Margari dijo...

Gusta siempre encontrar sorpresas así. Pero tengo que reconocer que no conocía a la autora, así que ahora mismo me estoy apuntando su nombre para ver si hay algo por la biblio, que me dejas con ganitas.
Besotes!!!

Mario Salazar dijo...

Este creo que no es mi libro, aunque se ve atrayente en parte, sino que me lo imagino muy dulce, y me corro un poco de ello, aunque recuerdo una película en que sale Cameron Diaz con una hija con cáncer y era un filme regular pero casi lloro. Lo tendré en cuenta igual. Un beso.

Meli ^^ dijo...

Quierooooo!
No tenía ni idea de qué existía pero me hiciste dar ganas de leerlo :3

¡Qué lindo encontrar cosas así en libros usados! Me encanta ^^

Rebeca de Winter dijo...

Una vez compré un libro en una de esas colecciones que salen en los quioscos que venía envuelto en plástico y todo y al abrirlo me encontré con una dedicatoria escrita a mano, ¡flipé! Para no variar no conocía el libro pero cuando es tan corto y vale la pena apunto siempre la recomendación. Bss.

Elvira P. dijo...

Es genial encontrarte con pequeñas joyas así de casualidad ^^
Yo no conocía el libro ni a la autora pero viendo lo que nos cuentas, me lo apunto.
¡Besicos!

albanta dijo...

Me gustan mucho este tipo de novelas que te llevan a un lugar distinto y una época distinta.

Shorby dijo...

Gracias por los comentarios!! =)

Este ha sido el primero que leo de la autora, había oído más veces hablar de ella pero por una cosa u otra no me había animado.

Buscaré más libros suyos seguro =)

Besooootes

Icíar dijo...

Y encima son libros que no se encuentran fácilmente. T creo con que te ha resultado de lo más entrañable, y el tïcket del metro, un puntazo, igual tú ni siquiera habías nacido, guárdalo, guárdalo, jeje.

Narayani dijo...

Yo también dejo las cosas que encuentro dentro de los libros dentro. El otro día me hice con uno que tenía una rosa y ahí la he dejado :-)

Besos!

Talisman Dreams dijo...

Es lo bueno de las tiendas de 2 mano :) yo hace tiempo que no paso por la mía a ver qué hay...

El libro no lo conocía, pero me quedo con el nombre por si lo veo.

¡Gracias por la reseña!

Kayena dijo...

Hace años, cuando compraba libros de segunda mano en la Cuesta de Moyano, de Madrid, en alguna ocasión me topé con alguna joyita, como ésta de lo que nos hablas hoy... y algún billete de metro también, sobre todo antiguos. Creo que antes más de uno los utilizábamos como marcapáginas.

Un beso.

Aran dijo...

Curiosa y entrañable la anécdota del billete de metro.
Saludos!

Raquel ♪ dijo...

Llego hasta aquí a través de la entrada en el blog de Kayena y me ha encantado leerte, gracias por compartir con nosotros tu adquisición que resultó ser una joya.

Por mi parte he comprado libros de los años 50-60-70 pero no me topé con nada, lástima, con lo curioso que resulta...

Besitos ah! y gracias por pasarte por mi rinconcito, la verdad es que me suena mucho tu nombre por tus comentarios en otros blogs.