martes, 24 de noviembre de 2015

La historia que no pude o no supe escribir


Título: La historia que no pude o no supe escribir
Autor: Javier Cánaves
Editorial: Baile del Sol, 2009
Encuadernación: Rústica
ISBN: 9788492528509
Páginas: 80


Hoy, una lectura de sofá y mantita… o lo que es lo mismo, de las que te lees en una tarde.



Tenemos una historia bastante personal, hasta diría que intimista, un tanto diferente.
Vivencias.

Está contada en primera persona, nuestro protagonista sale de viaje por trabajo, dejando a su familia y su novia en la Península… total, las Canarias están aquí al lado.

Aquí nos va contando su experiencia en diferentes zonas de este pequeño paraíso, tan variada como el propio paisaje.
Conoce a una mujer (mentira, a más de una), de esas que te cambia la vida sin quererlo y te hace caer en ese vacío sin red ni nada. Y sin pensar en lo demás.

No hay acción propiamente dicha, salvo lo ya comentado; un conjunto de pensamientos y sentimientos que pueden llevar el nombre de cualquiera, pues es una historia bastante realista, de las que se dan habitualmente, de las de “sin querer” o “me sentía solo”. De las que se te van de las manos cuando te paras a pensar en lo que quieres realmente, aunque sea más tarde de lo que te gustaría.

El autor nos mete de lleno en un viaje iniciático donde el aprendizaje y la perdición se dan la mano bien fuerte, quizá porque parece dar paso a ese final de juventud que llega tarde o temprano… mal que pese.


Una lectura amena, para disfrutarla poco a poco, que me ha gustado y, como decía, para leer con tranquilidad bien cómodos.

20 comentarios:

Gadirroja Lapinturera dijo...

¿sabes qué? Hace siglos que no me tomo una de esas tardes de "manta, libro y sofá". Tomo nota de tu sugerencia.
BESOS!

Lesincele dijo...

Uy me has recordado esta novela que la tengo de un sorteo de hace ya tiempo. No me disgusta nada así que a ver cuando la leo.
Un beso!

Norah Bennett dijo...

No me llama mucho ahora en este momento, no estoy para huidas y este tipo de viajes. Siempre abandonando...
Besotes

Margari dijo...

Lo tengo en la estantería esperando. Y mira, a ver si puedo tomarme algún día una tardecita de éstas.
Besotes!!!

Yossi Barzilai dijo...

La verdad es que apetece ahora, por eso del intimismo, para cuando cae una de estas tardes bajo manta... así, sin mucha acción, algo que dé calorcito. Besos.

Nube Cleyra dijo...

Pues me la apunto, tiene buena pinta. Y así me reservo una de esas tardes tan chulas de manta y libro.
Besos!

rossy dijo...

Este lo tengo anotado, a ver cuándo puedo leerlo.

bsos!

Narayani dijo...

Lo tengo en casa desde hace mucho tiempo. A ver si le hago un hueco pronto..

Besos!

nosolo leo dijo...

hola sin duda parece diferente, aunque no sé si este sería de los mios, gracias por la reseña chao

Aydita dijo...

Parece interesante!
Besos

Manuela dijo...

El título ya me había atraído y por lo que cuentas podría disfrutar mucho de su lectura.
Besos.

Angela Leon dijo...

Tiene tan buena pinta como lo de la tarde con la manta y libro. Me la apunto :)

Bs.

Pilar González dijo...

Qué cortita! Se debe leer en un pispas, así que si la veo en la biblioteca me la llevo. Besos

Carax dijo...

Creo que lo disfrutaría, me lo llevo
Besos

Espe dijo...

No me sonaban ni el autor ni la novela, solo la editorial y eso porque hace unos días reseñé una de sus publicaciones. Tiene buena pinta este libro, sobre todo también por lo de la mantita y el sofá.

Mientras Leo dijo...

Pues no lo conocía, pero me parece una propuesta interesante,. Echaré un ojo con calma
Besos

Ray dijo...

No pinta mal. Gracias por la recomendación.

Un beso ;)

EmeM dijo...

No me lo puedo creer... este libro me lo regalaron este verano y lo tengo en la estantería cogiendo polvo, no le he dado ni una oportunidad. Tomo nota de tu recomendación y voy a echarle un vistazo. Gracias!.

Ana Blasfuemia dijo...

En principio me gusta, pero tengo la sensación de que va a ser mejor que le eche un vistazo antes de lanzarme de cabeza a él.

Un abrazo

Marisa G. dijo...

Me gusta el título pero no sé si me apetece una historia así ahora. De momento lo dejo en el aire. Besos.