lunes, 25 de abril de 2016

La niña silencio


Título: La niña silencio
Autor: Benjamin Lacombe
Título original: L'enfant silence
Editorial: Edelvives, 2011
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788426381811
Páginas: 24


Siempre me han gustado los libros ilustrados, creo que hay auténticas maravillas, por mucho que sean catalogados como infantiles.



Hoy, traigo uno de los que tienen mensaje… pero de los que entienden los adultos.

“No articula palabra porque no sabe qué decir”

Lacombe ilustra esta historia de Cécile Roumiguière con maestría, calcando a la perfección cada sensación escrita (y pensada) por el autor de la misma.

Nuestra protagonista es una niña silencio, como la clase de niños con los que trabaja la madre del ilustrador –a la que está dedicado este librito-, niños que viven en la guarida de los lobos, que salen del colegio y se van asustando y empequeñeciendo a medida que llegan a sus casas… que no quieren llegar a ellas, pero no tienen otra alternativa, pues son críos y viven son sus padres.
Padres que los maltratan o abusan de ellos.
Pero esto último no se dice claramente en nuestro cuento. Y es aquí donde emana toda la belleza del mismo.


Lacombe nos enseña a una niña de enormes ojos tristes, enjaulada en alguna ocasión, con una mirada sin brillo perdida en su mutismo.
Esta cría vive separando sus días en azules y rojos, siendo los azules los días alegres, de paz y sosiego, en los que tocan caricias, pareciendo todo tranquilo… Y siendo los rojos los días oscuros, en los que no se ríe y todo son gritos y azotes. Cuando los lobos aúllan.

Tenemos a una maestra de escuela, que transmite seguridad y armonía, que huele a pan tostado; ella ayuda a que nuestra Niña rompa esa cadena imaginaria que la tiene unida a su jaula. Ese silencio.

Acompañado, como digo, de unas ilustraciones llenas de fuerza que acompañan con maestría cada metáfora, “La niña silencio” es un libro imprescindible que denuncia el maltrato de una forma tan delicada que pone los pelos de punta.
Una delicia.


Frase: Hay días muy rojos donde los lobos aúllan muy alto y sus mandíbulas se abren sobre ella babeantes, pero también hay días azules llenos de abrazos.


16 comentarios:

Mel dijo...

Hace bastante tiempo que está esperando en mi lista de deseos pero como no había visto ninguna reseña no me acababa de animar. Ahora creo que haré un pedidito a Amazon, que todavía no me he autoregalado nada por el día del libro y hay un par que tengo fichados.
Un besote

Carla dijo...

Cuando lo leí no tenía ni idea de que trataba sobre el maltrato infantil y me impactó porque no me lo esperaba.
Las ilustraciones, como siempre pasa con las de Lacombe, son preciosas.
Un beso.

Norah Bennett dijo...

Qué penita. Solo con la reseña se me ha hecho un nudo en la garganta. Es que lo del maltrato infantil es algo que no podré comprender nunca, es lo peor que puede hacer alguien. Ahora tengo que ir a la librería para leer el final, que me ha dado mucha penita.
Besos

Alicia dijo...

Lo quiero! Una historia que merece ser leída y además me encanta el ilustrador.
Besos!

Margari dijo...

Uff, la piel de gallina. No entenderé nunca el maltrato infantil. Bueno, ni ningún tipo de maltrato. Pero éste menos todavía. Una historia que tengo que leer y más si va acompañado por las imágenes de Lacombe.
Besotes!!!

Nube Cleyra dijo...

Tiene una pinta preciosa y dolorosa a la vez. Seguramente sea una lectura que me deje huella.
Besos

Neftis dijo...

Tiene pinta de ser precioso aunque triste.

Saludos

Tatty dijo...

Me parecen muy bonitos estos libros pero no suelo animarme con ellos
Besos

rossy dijo...

Totalmente de acuerdo, Laura. Me encantó.

bsos!

Carax dijo...

La edición preciosa, el trasfondo, un tema para el que hay que preparar el cuerpo y mente lector
Besos

Marisa G. dijo...

Uff qué duro no?. Pero tienen muy buena pinta y me encanta también lo ilustrado. Para mí no es infantil tampoco. Besos.

Narayani dijo...

Qué libro más triste. Estoy con Margari en que es difícil de entender el maltrato infantil.

El libro es muy duro por lo que cuentas pero tiene algo que invita a ser leído.

Besos!

Blanca dijo...

Los álbumes ilustrados me encantan. Y Lacombe es uno de los ilustradores que me parece magnífico.
Un abrazo

albanta dijo...

Me encanta. Qué bonitas imágenes...

hada fitipaldi dijo...

Qué preciosa la frase que ha spuesto. Me atrae un montón aunque suena muy triste.
Un beso

Anuca dijo...

Buffff, temática durísima. Parece un libro bellísimo por el mensaje y porque adoro a Lacombe. No lo conocía y veo que es para tenerlo en cuenta.
Un besin