domingo, 3 de junio de 2012

Momo


Título: Momo
Autor: Michael Ende
Título original: Momo
Editorial: Punto de Lectura, 2006
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788466318990
Páginas: 288


“Porque el tiempo es vida. Y la vida reside en el corazón.”

Momo es de esos libros que, creo, debería leer todo el mundo, tenga la edad que tenga. Aunque en principio es un libro juvenil, yo lo leí ya de mayorcita y tengo que decir que lo disfruté un montón.

Ende nos presenta a una niña que vive en las ruinas del anfiteatro -con forma de oreja que oye a los astros- de una ciudad italiana. Tiene infinidad de amigos, además del don de la paciencia y el saber escuchar, por lo que todo el mundo la quiere y va a contarle sus problemas o simplemente a hacerle compañía. Todo el mundo sabe que si necesita ser escuchado, hay que ir a verla.
Pero un día algo acaba con la paz que reina en la ciudad, los Hombres Grises, unos individuos que –pitillo en boca- viven del tiempo de la gente y siempre tienen prisa.

Aprovechando que la historia es contada como un cuento, el autor nos hace reflexionar sobre el consumismo y valores fundamentales, como la humanidad o la amistad.
Como en todo cuento, ya tenemos a los malos y a la buena, pero también tenemos esos otros personajes que la acompañan y a los que coger cariño fácilmente; la tortuga Casiopea, que nos habla ayudándose de su caparazón mientras indica a Momo el camino a seguir, y el Maestro Hora, que nos explica la importancia del tiempo, de las Flores Horarias que forman la vida de cada uno (me encantó esta parte, es una metáfora buenísima).

Un libro precioso que sin querer nos hace reflexionar sobre el tiempo que gastamos y cómo lo gastamos, pues siempre vamos a toda prisa y quizá debamos pararnos un poquito a escuchar a los demás. Total, no cuesta nada.

Me pareció super curioso leer que “Momo” surgió de un cuento que un desconocido le contó durante un viaje en tren. Y mirad lo que salió.

Frase: “Cada vez se volvía más nervioso e intranquilo, porque ocurría una cosa curiosa: de todo el tiempo que ahorraba, no le quedaba nunca nada. Desaparecía de modo misterioso y ya no estaba.”


Y para finalizar, una tontería que tenía que poner en la reseña  =)

En febrero de este año, estuve de vacaciones en Santiago, en Galicia. Fui con una amiga y conocimos a otra amiga con la que llevamos siglos hablando en una web de libros en la que participo (Sopadelibros, próximamente Bookaffinity de nuevo).  Nos enseñó una barbaridad de sitios, sobretodo donde comer –qué me gusta a mí el turismo gastronómico jajaj-.
Y tachán!

Nos llevó al bar Momo!!!
La ambientación es preeeeeciosa, tiene un pequeño jardín al aire libre y el bar en general es chulísimo, parece que estés dentro del libro (Casiopea incluida jejej).
Por supuesto, foto con Momo  =)




31 comentarios:

Aydita dijo...

Seguro que me gusta! Que chula la foto! jejej besos

Offuscatio dijo...

Parece interesante el libro, y las reflexiones que propone. A ver si me cruzo con el en algún momento. ¡Gracias por compartirlo!

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

El libro debe estar bien, pero encima visitar el bar, qué chulo! Un besillo

Shorby dijo...

Lo del bar nos encantó!!! jejej

Besotes

Meg dijo...

Vaya por Dios, yo estuve en Galicia hace dos veranos y no tenia ni idea! Me habria encantado conocer el sitio. te agradezco la reseña, porque es un libro que se me pasó de pequeña y simpre he querido probar, pero no me animaba temiendo que ya no me gustase.

Un besote!

Espe dijo...

Anda, qué original lo del bar. Pues nada, apuntado queda para mi próxima visita a Galicia. :-)

alpispa dijo...

Interesante... Me estás convenciendo para que lo lea jaja
Un beso!!

Sandra M. dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Momo es un libro muy especial que puede leerse a cualquier edad. Yo lo leí siendo pequeña y el año pasado lo releí de nuevo. Para mí es un pequeño tesoro.

¡¡El bar es alucinante!! Me lo voy a apuntar por si viajo de nuevo a Santiago.

Muchos besos!

Magrat Ajostiernos dijo...

¡¡Me vuelve loca este libro!! Bueno, ya lo sabes por la cantidad de veces que lo menciono (al día) jajajaja!
Gran reseña, y fascinante el bar Momoooo!! Yo quiero ir!! (*__*)

Azalea Real dijo...

Un post con un último elemento que no me esperaba, esa foto :)

Me suena mucho el título pero no consigo saber de qué. No lo he leído y quizá lo haga, aunque con todo lo que tengo por leer...

besos.

Bam dijo...

Me llama mucho la atención n.n
Besos!

Margari dijo...

Me encanta este libro. Lo leería con catorce años y no sé cuántas veces pude leerlo de seguido. Lo terminaba y empezaba otra vez, y otra vez... No me cansaba!!
Besotes!!!

Tatty dijo...

Lo lei hace varios años y me encantó, es una historia muy bonita
besos

Laura S.B. dijo...

Ooooh es uno de mis eternos pendientes. Ya va siendo hora de que lo cuele en las lecturas. Oye que chulo que se ve el bar, aquí hay uno que se llama el Dragón verde y está también muy chulo.

Caminante dijo...

¡Que curioso el café!
Bueno yo este libro no lo leí muy joven, pero creo que tampoco lo aprecié como debería. Tal vez tendría que releerlo, porque tiene metáforas preciosas y el tema que trata está muy presente en nuestras vidas.
Besos!

Lesincele dijo...

Joo yo lo leí hace muchísimos años a ver si vuelvo a releerlo!
Quñe curioso el sitio!!!
Un beso!

Narayani dijo...

Pues esta historia no la he leído, pero vi la película de pqueña y recuerdo que no me gustó nada. Quizás bería darle otra oportunidad pero lo cierto es que le tengo mucha mucha manía (como ves la peli me marcó mucho, jejeje)

Muy curioso el bar al que os llevó vuestra amiga :-)

Besos!

Saramaga dijo...

Uff.. lo leí cuando estaba en el instituto! Hace un montón ya! :-) Pero recuerdo que me gustó, aunque no recuerdo mucho más... ¿El bar MOMO? ¡Que curioso!
Un abrazo!

Lana Drown dijo...

¡Qué bonito el bar Momo! Pues fíjate, yo leí el libro de pequeña y no lo entendí. Siempre he pensado que debería leerlo ahora de mayor para ver si esta vez me aporta algo, seguramente a día de hoy sea capaz de verlo con otros ojos ;)

escarcha dijo...

muy buena la reseña del libro y me encantó la foto del Bar!!!!!

SALUDOS SHORBY

Ismael Cruceta dijo...

Oh dios mío! lo leí cuando era peque peque pero pequeñísimo!!! Lo tenía en algún cajón guardadito de la memoria, gracias por recordármelo!
un besote!

Carmen dijo...

la de veces que he ido a tomar algo al Momo, jajaja, y el libro sin leer...
Besos,

nikky dijo...

Había oído alguna vez su titulo pero no sabia de que iba, me encantado lo que cuentas de el seguramente me haré con el, tiene los ingredientes perfectos para que disfrute de su lectura.
Que pena que ese bar me quede tan lejos me encantaría verlo^^

Besazos!!!

mientrasleo dijo...

Has traído uno de mis libros favoritos en la infancia. Durante mucho tiempo busqué "hombres grises" por las calles.
Lo recuerdo con bastante nostalgia
Besos

marbe dijo...

¡¡Me encanta Momo!!! A ver si me lo vuelvo a leer que es de los típicos que deja buena sensación pero que los detalles se olvidan.

Qué monas que salimos con Casiopea :)

Sandra dijo...

Un libro precioso!!!

Y muy chulo eso de que haya un bar con una ambientacion tan original.

Besotes

InésM dijo...

Leí este libro cuando era pequeña y tras leer tu reseña me han entrado unas ganas locas de releerlo pues apenas recuerdo nada de él. Solo me viene a la mente algo sobre relojes, pero hay para mi memoria, claro que es que lo leí hace casi 20 años.
Te sigo y te invito a que te pases por mi blog. Inés y sus libros.
Besitos.

Violeta dijo...

Creo que no lo he leído, aunque sí vi la película. Es el eterno pendiente, quiero hincarle el diente, pero nunca encuentro el momento.. Espero llegar a leerlo.
Besotes

Carol dijo...

Me encanta este libro, bueno, y todos los del autor, yo lo leí la primera vez de niña y luego ya mayor y es de esos libros geniales con los que disfrutas de pequeña pero a los que les sacas otra lectura de mayor. Me han encantado las fotos del bar Momo, q genial! Bsos

bibliobulimica dijo...

ahhh ¿así que hay un bar con Momo? es que es una excelente escucha, no me extraña que encontrara su rinconcito ahí en esos lugares donde luego se abre el corazón ;)
es un libro maravilloso, yo lo leí igual que tú, ya de mayorcita y lo disfruté una barbaridad.
Un beso,
Ale.
pd
a mi también me encanta el turismo gastronómico jajaja

Rosalía dijo...

¡Qué coraje!, estuve el verano pasado en Santiago pero no sabía de la existencia de este bar, ¡jo! Aquí tenemos uno sobre "El señor de los anillos", jeje.

bsos!