miércoles, 7 de marzo de 2018

Helena o el mar del verano



Título: Helena o el mar del verano
Autor: Julián Ayesta
Editorial: Acantilado, 2000
Encuadernación: Rústica
ISBN: 84188795359827
Páginas: 90


Acantilado es una de esas editoriales que siempre me llama la atención, trae títulos diferentes e interesantes y además me encanta esa edición tan sobria, me resulta muy elegante.

En esta ocasión, una historia que me era totalmente desconocida y evoca el verano de hace años, allá por el norte de España.

Nos encontramos con una narración contada por boca de un niño que vivió esos veranos felices de mañanas y tardes familiares, con cura y todo, en merenderos, con tortilla y juegos de críos, donde se puteaban unos a otros sin maldad.
Nos lo cuenta esas vacaciones del pasado con melancolía y en más de una ocasión no podemos evitar que nos saque una sonrisa e incluso sentirnos identificados en algún punto. Es fácil recordar cuando nos juntábamos de pequeños con algunos de esos primos con los que ahora no tenemos apenas contacto, con los que lo seguimos teniendo, con familiares que ya no están.
No solo presenciamos un verano, sino que vienen otro más junto con un invierno… y todos ellos con Helena, dejándonos una historia de tres capítulos que a su vez es una joyita.

Resulta, como podréis imaginar, bastante cercano, ya que además es una historia de gente de a pie de calle, donde vivimos la inocencia y el paso de esta a la adolescencia, al primer amor, a esas mil preguntas que más de uno nos hemos hecho cuando teníamos determinada edad.

Publicada en la posguerra, Ayesta nos deja una especie de monólogo interior, no sé si de tintes autobiográficos o no, pero desde luego muy recomendable.

Una historia muy muy sencilla, que merece la pena leer y dejarse llevar por ella durante las dos horitas que se tarda en llegar a la última página.

8 comentarios:

La Pelipequirroja del Gato Trotero dijo...

En las lecturas sencillas están las buenas historias, así que aunque de momento no puedo leerla me la llevo anotada.

Besitos.

Noelia Cano dijo...

Parece una historia bonita.
¡Un besito!

Norah Bennett dijo...

Ay, esto me gusta. Lo de putearnos sin maldad te ha quedado muy bien, tal cual. Y esos veranos tan chulos...Me apunto.
Besos

Buscando mi equilibrio dijo...

Uyyy qué interesante la propuesta de hoy.
No solo es que me guste Acantilado precisamente por esa sobriedad de la que hablas, sino que historias como estas, convencen.
Anoto pero ya.
BEsos.

Margari dijo...

Me gustan estas historias sencillas, así que apuntado me lo llevo, que no lo conocía.
Besotes!!!

Neftis dijo...

Aunque sea corta y este bien, por ahora no creo que la lea.

Saludos

Lit dijo...

Hola!
Solo con leerte ya me ha dado nostalgia ^^
Un beso!

Anónimo dijo...

lo anoto en mi libreta ¡gracias!