sábado, 29 de octubre de 2016

La perra de Alejandría


Título: La perra de Alejandría
Autor: Pilar Pedraza
Editorial: Valdemar, 2009
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788477026525
Páginas: 320

Hoy, uno de mis libros favoritos, de los que he recomendado una barbaridad de veces… al igual que su autora: Pilar Pedraza.
La adoro.


Nos encontramos en la Alejandría de los comienzos del cristianismo, en pleno declive de la urbe y de su tolerancia de entonces.
Tenemos sectas, con los ritos iniciáticos pertinentes, más concretamente la del perro (seguidores de Diógenes, no digo más), que tiene gran relevancia en nuestra historia, aunque también está la de los seguidores de Dioniso, que igual tienen su punto. También hay cabida para obispos que insisten en mantener la fe cristiana  toda costa, pisando o quitando de en medio a quien haga falta; estamos ante el principio de ese auge, donde el fanatismo se da la mano con la ignorancia y la intolerancia, creando un cóctel más que explosivo.
El hilo conductor de todo, puede decirse que es uno de los personajes: Bárbaro, un príncipe dacio perteneciente a la secta del perro.

Todo se ensombrece cuando aparecen con inoportuna fuerza los conflictos políticos, cuando la ciudad se prepara para celebrar las fiestas dionisiacas, pues aparece muerto, empalado, un indigente al que los cofrades creen un nuevo dios.
Desencadena, como no puede ser de otra forma, en sangrienta venganza.

Como siempre, Pedraza nos deja buenísimos personajes, perfectamente perfilados, cada uno a su manera, pero todos ellos con increíble fuerza en la historia; al igual que sus descripciones, la novela está plagada de ellas; tan gráficas, que parece que estés ahí (lo siento por los estómagos sensibles).
Narrado con su peculiar estilo, con el que podría contarme el uso de un calculadora y aún así leería ensimismada, tenemos una novela llena de episodios violentos con cierta base histórica, pues se rinde homenaje –en cierto modo- el asesinato de Hypatia, mediante otro personaje basado en ella… pero sin dejar ese toque fantástico característico de la autora, que nos deja también algo de dioses paganos y no-muertos de lo más variado.

La autora nos brinda, como siempre, una prosa barroca a la par que elegante, diestra y sensual, una desbordante imaginación con toques góticos y lujuriosos, que mezcla el terror con la fantasía con asombrosa destreza, siempre con pinceladas de base histórica, lo que hace que sus novelas sean únicas y especiales.

Creo que ha quedado más que claro que la recomiendo.


Frase: ¿Sabes tú cuánto sufrimiento se puede acumular en una noche como esa? Sólo los ignorantes piensan que los animales sienten menos dolor que el hombre.


11 comentarios:

Manuela dijo...

Pues yo confieso mi ignorancia sobre este libro y su autora, pero me la llevo bien apuntada, me gusta mucho lo que nos cuentas.
Besos.

Ray dijo...

Vaya, este suena estupendamente. No conocía a la autora, aunque me suena. Indagaré un poco en su bibliografía. Gracias por la recomendación.

Un beso, feliz finde ;)

Margari dijo...

Pues no conocía este libro. Así que me lo apunto, que me has dejado con ganitas.
Besotes!!!

Tatty dijo...

No conocía ni el libro ni a la autora pero no estoy segura de que me fuese a gustar
Besos

Buho Evanescente dijo...

hola shorby! que linda entrada, dan ganas de tenerlo en las manos, no nos olvides !!

Noelia Cano dijo...

Pues no solo me ha dado muchas ganas de leerlo, es que me has despertado mucha curiosidad por la autora por como hablas de su estilo. Fíjate que por el nombre, me parecía como de Terenci Moix.
Un besazo!

Caminante dijo...

Desde que mencionas a esta escritora me he ido fijando bastante en sus libros, aunque nunca me he decidido a comprarme ninguno o por cuál empezar...

Narayani dijo...

Creo que tiene demasiada violencia para mí... Pero tomo nota de la autora.

Besos!

Carla dijo...

No lo conocía pero me ha llamado la atención, lo tendré en cuenta
Besos

albanta dijo...

Con esa época me cuesta mucho ponerme.

Marisa G. dijo...

Ni idea Laura... no lo conocía pero para eso estás tú! Jeje Gracias por el aporte. Besos