sábado, 9 de febrero de 2019

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte



Título: Harry Potter y las Reliquias de la Muerte
Autor: J. K. Rowling
Título original: Harry Potter and the Deadly Hallows
Editorial: Salamandra, 2007
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788498381405
Páginas: 640


Bueno bueno, con dolor en el corazoncito tengo que decir que por fin he terminado la saga… y que la he disfrutado muchísimo. Como una enana.

Viendo los derroteros por los que nos traía su autora en las anteriores, ya se veía venir que esta última entrega iba a ser el drama de la vida. Es más, el tono del libro es mucho más tristón que en los demás… y no es para menos.

Ya empieza fuerte, con un capítulo en casa de los Malfoy que nos trae una ambientación realmente conseguida en cuanto a su tensión y su mal rollete.
Además, se acerca la fecha en que Harry será mayor de edad. Con todo lo que eso conlleva, que no es poco.

Así, para no perder fuelle, Rowling nos deja casi de inicio una persecución que nos quita el aliento y una baja que en absoluto me esperaba… y sólo estamos en el capítulo seis, señores.
Continuamos, tras el bodorrio del año, con el millón de incógnitas que Dumbledore nos ha dejado, además de seguir tras la pista de los puñeteros Horrorcruxes y demás variedades.

Tras unos cuantos capítulos con bastante paja, la cosa parece que arranca; si bien debo decir que no me molesta que la lectura sea densa y lenta en determinados momentos, sí es cierto que hay un punto en el que lo que ocurre en casi seis capítulos, se podría haber contado en apenas dos. Pero oye, lo dicho, que no me importa, me gusta cómo escribe la autora y lo cierto es que tampoco tenía prisa por terminar el libro.

(¿Sabéis cuando no queréis que se acabe una lectura y la intentáis estirar cual chicle infinito? Pues eso.)

Y a partir de aquí, es literalmente un no parar. Es más, hacía muchísimo que no leía casi quinientas páginas del tirón –a la par que histérica-.
Se nos presentan por fin las Reliquias de la Muerte, tras una investigación tediosa a todos los niveles, donde los tres amigos quedan exhaustos mental y físicamente, y que en un inicio se planteaban como una leyenda, peeeero ya sabemos qué saga estamos leyendo. Así que, ¿quién dijo “leyenda”?

El libro desemboca en lo que se venía anunciando en los demás: la mega batalla apoteósica. Y ojo, que está súper bien conseguida y ambientada; muy muy emocionante, con todo el mundo dándolo todo en ambos bandos –menos el puñetero Harry, si se descuida-, un no parar de sucesos en los que se mantienen los nervios a flor de piel… literalmente, no podía dejar de leer (¿no os encanta cuando pasa esto?).

Como viene siendo habitual, descripciones especialmente gráficas y sin escatimar, donde es tremendamente fácil verse dentro de la escena que trata; mil y un giros inesperados (con explicación de la saga incluida), personajes que nos dan sorpresones con mayúscula, otros que nos dejan y a la vez nos dan momentazos súper emotivos –y no me refiero sólo al mítico “Always”, que por cierto, me sorprendió ver que es cosa de las pelis-… y bajas, por supuesto.
Rowling, Rowling, me matas a disgustos hija.
Un cierre perfecto a una saga perfecta, si no fuera por ese capítulo final, que me ha molestado y sobrado a partes iguales… Diecinueve años después…
¡Pues me da lo mismo lo que ocurra! ¡Si ya lo sabemos, narices!
Hubiera preferido que en vez de los momentos parejiles que veíamos venir TODOS, la autora cerrase las mil quinientas cosas que deja en el aire… como la “reconstrucción del castillo” tras la batalla, o si acaban el puñetero curso que han dejado a medias e incluso ni han empezado algunos, o qué pasa con los Malfoy, o qué pasa con doña Dolores… una pincelada de los funerales, incluso el callejón Diagón… no sé, me hubiera molado –y llenado- mucho más un capítulo final contando un poco de todo eso y cerrando todas estas cosas. Mucho más interesante habría sido, desde luego.
Al Rowling, aquí has pinchado.

Salvo esto, lo dicho. Una saga maravillosa, llena de momentazos y personajes míticos, que no podéis dejar de leer. En serio, quitaros el rollo de que sea juvenil, porque haciendo balance (y teniendo en cuenta la edad a la que los he leído), juveniles como tal son sólo los tres primeros. Y no por ello dejan de ser disfrutables.

Como he dicho en anteriores reseñas del resto de la saga, vuelvo a repetir que me arrepiento mil de no haberlos leído en su día… sé que los habría disfrutado muchísimo más. Pero, no pasa nada, volveré a releerlos, primero, por pillar las quinientas mil referencias que sin conocer la historia no pillas en una primera lectura, y segundo, porque me han flipado.

Venga, me repito un poco más. LEEDLOS.

15 comentarios:

S a n d r a dijo...

Siempre que leo reseñas de HP me entran ganas de relectura... Otra vez. No creo que me canse nunca de estos libros, la verdad. Coincido en que hay detalles que quedan al aire, a imaginación de cada uno. Me queda ahora la duda de si en el teatro se cierran algunos cabos, porque ahora no me acuerdo jajaja

Virginia Molina dijo...

Hola!
Yo tengo dos de Harry Potter, el primero me lo tuve que leer como lectura obligatoria en la escuela, pero me gustó mucho y la verdad es que debería seguir con los demás libros.
Besotes

Angela Leon dijo...

Me encantó, me encanta y me encantará toda la vida esta serie. Yo tenía que haber sido bruja y haber estudiado en Howart y en vez de bici usar escoba. Tienes en mi a la fan número uno de los libros y de las películas de esta serie, jaja.

Bs.

Samira dijo...

Es uno de esos libros que por muchas veces que lo leas, nunca te cansas de él. La saga HP ha marcado mi infancia y adolescencia, con lo cual les guardo un cariño especial =)

Adivina quien lee dijo...

Yo no acabo de animarme a leer esta serie y me la han recomendado mucho.

Marga Ramon dijo...

No he leído ninguno de los libros de la saga Harry Potter. Y pelis vi las 3 primeras, mira que insisten en que lea la serie y me da pereza.
Besos

La Pelipequirroja del Gato Trotero dijo...

A mí estos libros me pillaron muy mayor, leídos los dos primeros cuando las niñas eran pequeñas y de eso hace casi 20 años 😵🤪😅

Besitos 💋💋💋

Celia dijo...

Me encanta, siempre que puedo los releo y me vuelvo a ver la saga <3

Margari dijo...

Ays, que siempre digo que los tengo que releer! A ver cuándo me animo!
Besotes!!!

Narayani dijo...

Creo que esta es de las reseñas más largas que te he leído... Eso es sin duda por todo lo que has disfrutado ;-)

Yo soy muy fan también de esta saga y me pasa lo mismo que a ti con los 19 años después. De hecho, cuando veo la peli y llega a ese punto la quito como si el final fuera cuando tienen 18 años.

Besos!

Inma Swan dijo...

¡Aisss, qué ganas de leerlos! Solamente he leído el primero y estoy deseando seguir con la saga *.*
¡Besos!

Jani dijo...

Me paso el día diciendo que estos libros son maravilla y nada juveniles, que la gente tiene que leerlos y no hay manera... Coincido en todo con tu opinión. Tengo en mente releer la saga, a ver si voy sacando hueco y me pongo a ello, tengo muchas ganas de reencontrarme con estos personajes. Besos

Lit dijo...

Hola!
Aish, los leí hace muchos años y empecé la relectura hace un par de años, pero me quedé en el cuarto... hace ya un par de semanas que le comento a una amiga que a ver si me pongo ya con el caliz de fuego pero es que no hay manera...
me alegro que lo hayas disfrutado.
Un beso!

Marisa G. dijo...

A mí esta saga no me ha llamado nunca... Ni las pelis tampoco. Besos

Ismael Cruceta dijo...

Harry forever!
Los disfruté tanto. Es parte de mi vida.