domingo, 16 de noviembre de 2014

Tartufo


Título: Tartufo
Autor: Molière
Título original: Tartuffe ou l’imposteur
Editorial: Cátedra, 1998
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788437604508
Páginas: 191


También conocida como “Tartufo o el impostor”. Hoy, traigo esta obra estrenada en 1664, todo un clásico.

Esta es de esas obras que siempre oyes hablar y nunca te decides a catar… hasta que un día, en mi super librería habitual, la encontré en la estantería. Y se vino a casa por un módico precio.
Se trata de una comedia escrita en verso, cuyas páginas nos cuentan la historia y nos dejan una crítica a la hipocresía de la época y a sus falsos devotos, a lo largo de cinco actos.
Sí, de nuevo traigo teatro al blog.

Una obra de teatro para reflexionar sobre los valores, la zalamería de la época –que no queda tan atrás y tan antigua como pueda parecer-.
Tenemos a Orgón, un hombre ingenuo donde los haya; y tenemos a Tartufo, astuto y fariseo a partes iguales, una persona realmente influyente en todos los aspectos.
A Tartufo le tiene calado todo el mundo… salvo algunos como Orgón (más inocente que el asa de un cubo) y la madre de éste, de los que no duda en aprovecharse. Mientras intenta casarse con Mariana (hija de Orgón), se permite tirar la caña por otro lado a Elmira (la mujer del mismo)… y la que cuele, coló.

Se dan, por tanto, situaciones de todo tipo, primando las cómicas, donde tenemos una lectura entretenida y diferente, que me ha gustado mucho y sin embargo, no puedo evitar pensar que me he dejado “algo”. Eso sí, no dudo en recomendar este clásico, aunque no guste el teatro.

Durante su lectura y tras acabarla, no dejaba de pensar en Molière, su autor; ¡este tío era realmente avanzado para la época! Su forma de expresarse, su humor, sus toques socarrones, sus dobles sentidos… sobretodo teniendo en cuenta cuándo fue escrita y estrenada la obra, en plena regencia del Rey Sol.
Ni que decir tiene que la obra fue prohibida en su día, tras un estreno inconcluso, y no fue hasta años después, cuando por fin le dieron permiso para hacerlo de nuevo.

Como decía al principio, todo un clásico… al que creo que no he sabido sacar todo el jugo.


La obra ha sido adaptada infinidad de veces en teatro, como es de esperar (por cierto, me encantaría ver alguna representación, que me han hablado fenomenal de ellas).
… y como es de esperar, también, traigo adaptaciones a la gran pantalla:
1926, Tartufo, de F. W. Murnau; bastante pasable.
1984, Tartufo, de Gerard Depardieu; no soy muy de remakes, pero me encanta este hombre.

1978, Molière, de Ariane Mnouchkine; este es un biopic que me gustó mucho y me pareció bastante interesante.


15 comentarios:

Ginger dijo...

Hace muchísimo que leí esta obra y casi no me acuerdo pero sé que en su momento la disfruté.
Besos!

Margari dijo...

PUes sí, es de esas obras que una siempre se dice que tiene que leer... Pero no se lee. A ver si me animo con tu reseña.
Besotes!!

Lourdes ILGR dijo...

La voy a tener en cuenta. Todavía no me he extrenado con Molière.
Un beso.

Marisa G. dijo...

Lectura de altura. Yo aún no he leído nada del autor. ESo sí, en teatro lo he visto mucho. Besos.

Tatty dijo...

Pues yo he de reconocer que no conocía la obra y del autor no he leído nada
Besos

Neftis dijo...

Por ahora lo voy a dejar pasar porque los clasicos no son precisamente lo mio.

Saludos

Carax dijo...

Este no lo conocía!
Besos

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Lo leí hace años en el instituto y recuerdo que me gustó mucho no descarto una relectura. Muchos besos.

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Pues yo me alegro de que traigas más teatro al blog y pro cierto, nunca había oído la expresión del asa del cubo XD
Besos

Yossi Barzilai dijo...

La he visto represenatada unas cuantas veces y me encanta. Besos.

albanta dijo...

Compré esta novela hace muchísimos años en el rastro de Madrid. Me gustó leerla.

Bam dijo...

Pues si, tengo que leer este libro algun día de estos n.n
Besos!

Meg dijo...

Este no lo he leído uno de mis pendientes eternos, espero ponerle remedio. Un besote!!

Narayani dijo...

Por ahora no me lo llevo que aún tengo La dama duende esperando en la estantería y el teatro me cuesta leerlo...

La portada me encanta, por cierto!

Besos!

Carmen Forján dijo...

Yo la disfruté mucho aunque me queda la espina de verla representada...
Besines,