lunes, 14 de noviembre de 2016

El Capitán Calzoncillos y las aventuras de Superpañal


Título: El Capitán Calzoncillos y las aventuras de Superpañal
Autor: Dav Pilkey
Título original: The adventures of Super Diaper Baby
Editorial: SM, 2003
Encuadernación: Rústica
ISBN: 9788434891593
Páginas: 128



¡Reseña Barco-Vaporera!

Este lo descubrí en un lote que pillé para la librería, de tropecientos libros de Barco de Vapor… y sí, estoy leyendo los que no conocía.

El Capitán Calzoncillos es una de las series de Barco de Vapor, de la que no sabía existencia hasta ahora.
He de decir que he flipado al buscar de cuántos libros constaba la serie y he visto que actualmente andan por la entrega número veinticuatro.
Ríete tú de las sagas de fantasía y demás.

Jorge y Berto son los dos niños creadores del Capitán. Me explico. Los dos amigos se conocen del colegio, en sus ratos libres se dedican a crear sus tiras cómicas, con historietas de todo tipo, pero todas protagonizadas por el susodicho, que además de enfrentarse a múltiples villanos, posee unos turbocalzones de poderes superelásticos.

El libro es bastante fácil de leer, ya que son todo tiras con diferentes historias, en este caso nos cuentan el nacimiento de Superpañal.
Las ilustraciones son graciosísimas, tanto las de los héroes como las de los villanos, aunque debo decir que me han conquistado los segundos.


Si bien me ha gustado por ese lado, por otro hay algo que no me ha convencido mucho. Soy consciente de que lo que el autor quiere es promover la amistad, la superación y demás, igual que lo que le cuenta al lector es que los creadores de las historietas son dos niños… pero llevo fatal lo de las faltas de ortografía, por mucho que sea como toque humorístico o para que seamos más conscientes de que lo hacen niños y haga gracia y demás. No puedo, lo siento.

Aparte de eso (que para mí es un PERO gigantesco), me parece una buena opción para introducir a los chavales en la lectura, pues aparte de que el cómic se lee de manera más dinámica y es una forma de engancharles –sobretodo a los reticentes, mi hermano era de estos-, tenemos humor, acción y aventuras. ¿Qué más podemos pedir?
(que no tenga faltas, dijo ella bajando la voz)


Lo dicho, me he quedado loca al ver que eran tantísimos. Hay Capitán para rato.

5 comentarios:

albanta dijo...

Tiene pinta de ser gracioso. Si no te importa lo de las faltas claro.

Tatty dijo...

A mí lo de las faltas también me molesta, no los conocía y eso que he leído varios
Besos

Narayani dijo...

Tú es que eres más de villanos que de héroes :-p

Me pasa lo mismo que a ti con las faltas. En este caso, además, no creo que sea bueno que los niños vean las palabras mal escritas. Son esponjas y pueden aprender lo que ven...

Besos!

Margari dijo...

Opino como Narayani sobre las faltas, así que esta vez no creo que me anime para regalarlo.
Besotes!!

Marisa G. dijo...

¿Y tiene faltas de ortografía? Qué fuerte me parece. Besos