miércoles, 2 de marzo de 2011

La nieta del Señor Linh

Título: La nieta del Señor Linh
Autor: Philippe Claudel
Título original: La petite fille de Monsieur Linh
Editorial: Salamandra, 2006
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788498380033
Páginas: 127


Esta novela plagada de elogios se ha traducido a unos once idiomas, siendo todo un exitazo desde su publicación.

Se narra en presente, con frases cortitas y una sensibilidad exquisita, la supervivencia de un abuelo y su nieta en un país que no es el suyo, cuya lengua y costumbres no conoce en absoluto, pues su aldea ha sido devastada por la guerra y el resto de sus familiares aniquilados por la misma.
El lector puede palpar la soledad y la tristeza de la pérdida, expuesta radicalmente en las primeras páginas y desarrollándose a lo largo de la historia de manera más suave para llegar a un final emocionante y conmovedor.

El Señor Linh desembarca desamparado, con la única compañía de su nieta y su maleta con unas pocas pertenencias; se lo llevan a un lugar que comparte con unos pocos refugiados, donde permanece un tiempo cobijado bajo techo, con ropa de abrigo y comida caliente para ambos. Un día, decide hacer caso a la mujer que lo recoge a su llegada y la intérprete que le ayuda, así que sale a la calle a dar un paseo –sin cambiar de acera por si se pierde- para que les dé el aire a él y su nieta… aunque hace frío, se siente mucho mejor y pasan la tarde sentados en un banco. Entonces conoce al señor Barks, “su amigo el hombre gordo”.

Tierna, emotiva y desgarradora, de principio a fin. Claudel nos cuenta con maestría una cruda y a la vez preciosa historia de amor (no el amor al que todos estamos acostumbrados) y amistad, que transcurre en un entorno bélico: el amor del Señor Linh por su nieta, la pequeña Sang Diu, a la que cuida y protege torpemente de la mejor manera que puede; y la amistad consolidada con el señor Barks, que aunque no entienden ni una palabra de uno ni de otro, salvo buenos días, disfrutan de su compañía a diario y nos dejan algún momento bastante gracioso.

Personajes escasos pero bien perfilados y fáciles de entender, gracias al lenguaje sencillo que utiliza el autor en sus descripciones, ayudan también a que la novela sea redonda… y por supuesto recomendable.

La verdad es que me he topado con ella prácticamente por accidente y me la he leído en una tarde, pues era incapaz de dejarla, con nudo en la garganta incluido en más de una ocasión –y alguna lagrimilla, para qué negarlo-. Repetiré seguro.

Una frase: Soy tu abuelo, y tú y yo estamos solos, somos los dos únicos, los dos últimos. Pero estoy aquí, no tengas miedo, no va a pasarte nada… Soy viejo, pero tendré fuerzas mientras haga falta, mientras seas un pequeño mango verde que necesita al viejo árbol.

10 comentarios:

Margari dijo...

Preciosa tu reseña. Como lo encuentre en la biblioteca me lo pillo esta semana seguro.
Besotes!!!

escarcha dijo...

ufff si me ha emocionado tan sólo tu reseña, imagino lo que será leer ese libro.
anotado Shorby!!!!
GRACIS MUJER
UN BESO

Shorby dijo...

fue la sorpresa del año pasado!!! =)

besotesss

Carol dijo...

Lo había visto ya en otros blogs y tengo muchas ganas de él, no has hecho más que incrementarlas, me alegro mucho de haber conocido tu rincón, es estupendo, un abrazo

Shorby dijo...

Muchas gracias a tí por pasarte =)

Ya digo que lo leí de casualidad y desde luego pienso comprarlo para volver a hacerlo =)

Un besote Carol

marbe dijo...

No tengo nada que añadir a tu reseña. El libro es precioso

Icíar dijo...

Este libro es de los que tengo pendientes, y en los primeros puestos de la lista. Me ha encantado que me lo recordaras y corroboraras.
Otro abrazo bloguero

Shorby dijo...

Pues de verdad, léelo!! =)
Yo no me canso de recomendarlo, además ya te digo que es perfecto para una tarde en la que no tengas nada que hacer.

Un besote!

Made with love dijo...

No hay un libro que se llama ''La señora del señor linh'' o el titulo esta equivocado?

Shorby dijo...

Mmmmm... me parece que no.
Al menos en Google no sale tampoco O.o